3 consejos para mantener seguras sus bases de datos

La exposición de datos personales es una amenaza constante y es responsabilidad de las empresas, especialmente de los equipos de seguridad y riesgos, garantizar su adecuado uso, sobre todo cuando sonempleados en entornos no productivos, como los ambientes de desarrollo, pruebas o capacitación. El riesgo de fuga de información está latente siempre, y de ahí parte la necesidad de establecer estrategias de protección más eficaces.

Pensar en seguridad se convierte entonces, en la necesidad de entender que los datos son el mayor activo que tiene una empresa, y la base para construir relaciones de confianza a largo plazo con nuestros clientes. Día a día son compartidos millones de datos al interior y fuera de las empresas, pero, ¿está siendo protegida realmente esa información? 

Son varios los estudios realizados donde se evidencia cómo algunas empresas han experimentado pérdida de datos reales o han sido robados, incluso dicen no saber si estos han sido comprometidos alguna vez. Casos como lo ocurrido con Facebook y la empresa Cambridge Analytics, donde ha sido expuesta la información de millones de usuarios de esta red con fines indebidos, o el virus Wanna Cry que puso en alerta a grandes empresas en todo el mundo, ocurren a diario y dejan en entre dicho la capacidad de las empresas para protegerse. 

Es ahí donde términos como el Datamasking o Enmascaramiento de datos, entran a jugar un papel importante en busca de la protección de datos, esta vez en entornos no productivos. Es un momento coyuntural en el cual las regulaciones y controles se hacen cada vez más estrictos con el fin de proteger la información confidencial y privada de las personas. 

 

Por medio de este artículo, queremos darle algunos consejos para ayudarle a mantener más seguras sus bases de datos:

1. Pregúntese, ¿Cuántas personas tienen acceso a la base de datos?

Limitar el número de personas que acceden a la información confidencial de sus clientes y negocio es un primer paso, para mantener el control y seguimiento de quienes realizan consultas o hacen uso de estas. La mayoría de robos de información confidencial, son realizados por colaboradores al interior de las empresas, los cuales en su gran parte, tienen los permisos necesarios para acceder a esta. 

2. Analice e identifique la información importante

Conocer y entender la arquitectura de la información es importante para determinar qué se debe proteger. Si bien no todos los datos almacenados contienen información sensible y confidencial, es recomendable tenerlos clasificados e inventariados.

3. Enmascare los datos sensibles

Una vez se tienen identificados los datos sensibles es necesario protegerlos. Es común que en las empresas dirijan los esfuerzos a proteger sus ambientes de producción, pero al momento de realizar sus pruebas de software, se copian los datos originales y se utilizan en ambientes de pruebas poco controlados, quedando vulnerable esa información. 

 

Para que esto no suceda, existen procesos como el enmascaramiento, donde a partir de la información real se generan datos impersonalizados con la complejidad necesaria para garantizar pruebas de software exitosas, logrando de esta manera, mantener segura su información y la de sus clientes. 

Esta técnica es la más recomendada para ambientes de pruebas y desarrollo, dado que mantiene la integridad referencial de los datos garantizando que la información sensible de nuestras bases de datos no quede expuesta a usos indebidos. ¿Quiere realizar pruebas de software exitosas y de calidad con datos impersonalizados, sin exponer información sensible de sus clientes?

Por último, es necesario realizar un monitoreo constante de la actividad que se lleva a cabo con la información de las bases de datos: saber quién, por qué, cuándo, cómo se ha manipulado permitirá controlar y emitir alertas ante acciones fraudulentas a tiempo, evitando así fuga de información y el riesgo de sanciones y medidas legales que afecten la reputación de la empresa.