Equipos auto-organizados, auto-gestionados y auto-desorganizados

¿Qué queremos decir cuando hablamos de auto-organización?, auto-gestión? equipos de alto rendimiento?, etc.…sin duda es tema del que todo el mundo habla, de cómo son los mejores equipos, cuáles son las claves, como deben organizarse o funcionar. Yo os vengo a hablar de que significan estos términos y cómo en Vector Itc Group trabajamos con los equipos y que hacemos para mejorar su la madurez.

Para esto lo primero que hacemos, es identificar en el estado en el que se encuentran y basándonos en esto aplicamos diferentes técnicas, talleres, formaciones y coaching que les permita evolucionar.

Las técnicas que aplicar las hemos identificado de forma empírica en base al trabajo con diversos equipos con la información que han aportado los scrum master, agile coach y los catalizadores del cambio de la comunidad Agile de Vector. Aunque tenemos técnicas identificadas que actúan mejor para unos estados que otros no quiere decir que esto vaya a funcionar, hay que experimentar y cada equipo es un mundo, es una base que nos permite según vamos aplicándolas, adaptarnos a la evolución de los equipos y lo que realmente les está ayudándoles a madurar.

"Los planes no son nada; la planificación lo es todo." - Dwight D. Eisenhower

En post posteriores os hablaré de estas técnicas y en este me centraré más en los estados en los que podemos encontraros a los equipos. Y los llamo estado porque pueden variar dependiendo del momento y las situaciones. Los equipos en la agilidad son la clave para generar el valor, y los equipos que se encuentran en los estados auto-organizados y auto-gestionados son los que mayor valor dan.

Grupo y equipo

Lo primero explicar la diferencia entre grupo y equipo, un grupo es un conjunto de personas que persigue objetivos, en muchos casos diferentes y de manera individualizada y un equipo es un conjunto de personas que tienen tareas relacionadas entre sí y conjugan los esfuerzos de manera colectiva para perseguir el mismo objetivo.

Equipo auto-organizado

Pero ¿qué es un equipo auto-organizado?

Es un equipo al que se le marca un objetivo y es el propio equipo el que decide el cómo llegar a conseguirlo dentro de sus limitaciones.

Dentro de los equipos auto-organizados se pueden establecer diferentes niveles de auto-organización para cada una de sus características, la autonomía, responsabilidad, engagement.

 

Los equipos auto-organizados van a nivel de autonomía desde que los miembros del equipo eligen cada uno la tarea a realizar, hasta que las tareas las crean entre todos o hacen revisiones conjuntas de las mismas. Y a nivel de responsabilidad, si es más individual o se sienten responsables de cualquiera acción que realice su equipo. O por el tipo de feedback que se dan, si es más ligero o son capaces de realizar un feedback grupal y más directo.

Equipo auto-gestionado

Y luego pasamos a los equipos auto-gestionados, estos equipos son responsables de su propia gestión, ya no solo del cómo sino también del qué. Pueden decidir temas como cuáles son sus vacaciones, hasta si es necesario contratar a alguien más para el equipo, se evalúan entre los miembros y en los últimos niveles de auto-gestión hasta son capaces de repartir los salarios y despedir a miembros del equipo.

La clave para que estos equipos auto-organizados y auto-gestionados funcionen es que tengan un propósito y unos límites y restricciones claros.

Equipo auto-desorganizado

Y por último os voy a hablar de los equipos auto-desorganizados que es un estado en que se encuentran más frecuentemente de lo que parece, esto suele ocurrir y me lo he encontrado en varias ocasiones, cuando un grupo o un equipo liderado por un manager comienzan con la agilidad y pasan de la nada al todo. De querer ser un grupo a un equipo autogestionado en el que todo el mundo decide sobre cualquier punto y cualquier tema, donde no existe coaching para llegar a ese estado, ni se ha trabajado en diferentes niveles de delegación para el equipo. Al final no se toman decisiones, no se suelen llegar a consensos también debido a que no suelen tener impregnado un nivel alto de feedback en el equipo. El equipo acaba frustrado, sin avanzar y son incapaces de generar valor.

Conclusiones

Para llegar a ser un equipo autogestionado, hay un largo camino en el que hay que ir poco a poco, acompañado mediante un coach y en el que se vayan delegando pequeñas tareas basando en los niveles de delegación de Managment 3,0 en el equipo de forma continuada.

 

Un equipo unido con un propósito siempre será más potente que cualquier individuo.