La Inteligencia Artificial (IA) es una de las tecnologías más populares hoy en día, ya que promete ofrecer una serie de beneficios tanto a empresas como a particulares, transformando grandes cantidades de datos en conocimiento para permitir resolver una gran variedad de problemas.

Aumento del gasto en Inteligencia Artificial e Inteligencia Cognitiva

Según datos de IDC, se calcula que el gasto mundial en sistemas de Inteligencia cognitiva y artificial alcanzará los 57.600 millones de dólares en 2021. Con muchas industrias de todo el mundo invirtiendo en soluciones cognitivas y de IA, se espera que el gasto alcance una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 50,1% durante el período de previsión 2016-2021.

El gasto mundial en sistemas cognitivos y de Inteligencia Artificial llegará a los $12.0 mil millones de dólares en 2017, un aumento del 59.1% más que en 2016.

“Las soluciones de Inteligencia Artificial y cognitiva continúan proliferando en todas las industrias resultando en oportunidades de crecimiento significativas”, comentó Marianne Daquila, directora de investigación de Customer Insights & Analysis en IDC, que señaló precisamente que “algunos de los casos de uso son muy específicos de la industria, como diagnóstico y tratamiento en atención sanitaria, y en otros son comunes en múltiples industrias, como agentes de servicio al cliente automatizados”.

Industrias que gastarán más en sistemas cognitivos y de IA

IDC también prevé que las industrias retail y bancarias gastarán más en sistemas cognitivos y de Inteligencia Artificial en 2017 con inversiones de $1,74 mil millones y $1,72 mil millones, respectivamente. También prevé que las industrias de fabricación, sanidad y fabricación de procesos gastarán más de mil millones de dólares cada uno este año. Estas cinco industrias seguirán siendo las industrias con los mayores gastos a lo largo de los pronósticos quinquenales y, para 2021, sus inversiones combinadas representarán casi el 55% del gasto mundial. Además de gastar más en sistemas cognitivos y de Inteligencia Artificial, el retail también ofrecerá el crecimiento de gastos más rápido con un CAGR 2016-2021 del 58,8%. Las otras seis industrias verán CAGR de más del 50% durante el período de pronóstico. En general, los casos que gastarán más cantidad en sistemas cognitivos y de IA en 2017 serán los chatbots para atención al cliente (1.500 millones de dólares) y los sistemas de diagnóstico y tratamiento (1.100 millones de dólares).

Top grupos tecnológicos con más gasto en IA

Además, según datos de IDC, aproximadamente la mitad de todo el gasto en tecnología cognitiva y de IA se destinará al software, incluidas las aplicaciones cognitivas y las plataformas cognitivas, durante el transcurso del pronóstico. Aunque se espera que el crecimiento del gasto en software se desacelere algo después de 2019.

El gasto en servicios experimentará un crecimiento constante durante todo el pronóstico, logrando un CAGR de cinco años de 53.7%. El hardware será el área de crecimiento más pequeña y más lenta con respecto al gasto, a pesar de un sólido CAGR del 40,4%.

En términos geográficos, Estados Unidos aportará casi el 80% del gasto mundial en sistemas cognitivos y de Inteligencia Artificial en 2017 y casi el 75% en 2021. Europa, Oriente Medio y África (EMEA) es actualmente la segunda región más grande, pero con un gasto más fuerte, el crecimiento de Asia/Pacífico (incluyendo un CAGR de 73,6% en Japón) lo llevará por delante de EMEA para 2021.

El 80% de las empresas invierten en IA

Con estos datos no es de extrañar que los líderes empresariales que buscan un mayor ingreso, más eficiencia y una mejor experiencia para que sus clientes puedan tener todo adopten la Inteligencia Artificial en su organización.

Esa es la promesa de IA, en la que muchas empresas están empezando a invertir activamente hoy en día. El boom evidente en el sector comercial, desde coches autónomos hasta asistentes personales, se está extendiendo al mundo de los negocios.

Esta disrupción está sucediendo ahora mismo, y se está moviendo muy rápido. Sin embargo, el gran reto para las empresas es encontrar la mejor estrategia para crear valor a partir de las inversiones de IA actuales y reconocer y evitar los problemas a lo largo del camino.

Según un estudio de la firma de investigación de mercados Vanson Bourne y el proveedor de análisis de datos Teradata muchas empresas están empezando a gastar mucho dinero en IA. Sin embargo, también se están enfrentando a grandes barreras de adopción.

Según datos del estudio, el 80% de las empresas encuestadas informaron de que ya estaban invirtiendo en Inteligencia Artificial, aunque el 42% dijo que todavía quedaba espacio para una mayor implementación en el negocio. Además el 30% todavía cree que su organización no está invirtiendo lo suficiente y tendrá que invertir más en tecnologías de IA en los próximos 36 meses para mantenerse al día con los competidores en su industria.

Las empresas esperan que la IA les mantenga por delante de la competencia en su industria. Ellos están posicionando a la IA para que pueda crear grandes ganancias en casi todos sus flujos de ingresos y en todas sus áreas de práctica empresarial. De promedio, las organizaciones encuestadas están invirtiendo actualmente 6,47 millones de dólares en tecnología de IA. En la región de Asia-Pacífico la media de inversión es aún mayor, 8,25 millones de dólares, y esperan un ROI de $1.23 millones en los próximos tres años por cada dólar invertido en IA en la actualidad, $1.99 millones en los próximos cinco años y $ 2.87 millones en ROI durante los próximos 10 años.

Barreras a la implementación

Pero así como ven los beneficios de la IA y están implementándola en sus organizaciones, también ven las posibles barreras a su implementación. De hecho, según el estudio de Teradata, el 91% de los encuestados anticiparon barreras significativas para la adopción de la IA. Entre las principales barreras señaladas para la realización de proyectos de AI, los encuestados destacaron la falta de infraestructura de TI (40%), falta de acceso al talento (34%), la IA es demasiado inexperta y queda mucho por mejorar (33%), falta de presupuesto para la implementación (30%), complicaciones alrededor de políticas, regulaciones y derechos (28%) y el impacto en las expectativas de los clientes (23%). Sin embargo, el escepticismo es más bajo en otras áreas: solo el 19% está preocupado de que la IA haga que el negocio no funcione bien, y solo el 20% se preocupa por el impacto de la Inteligencia Artificial y la automatización en el empleo y la moral de los empleados.

Soluciones a esas barreras

Las empresas superarán estas barreras con una mayor conciencia a nivel ejecutivo y una estrategia de toda la empresa para la implementación y el uso de IA. Para ayudar a resolver estos y otros desafíos, muchas organizaciones están creando la figura de un nuevo responsable ejecutivo, el jefe de IA (CAIO), para agilizar y coordinar la adopción de la Inteligencia Artificial. Cerca de dos tercios (61%) han señalado que están planeando contratar a un CAIO dedicado para dirigir sus esfuerzos de AI.

Actualmente, en la mayoría de los casos las empresas confían en los líderes tecnológicos existentes, tales como CIOs (47%) y CTOs (43%), para liderar su adopción y estrategia de AI.

Si bien los desafíos van a surgir para las empresas a medida que pasan a una nueva estrategia empresarial impulsada por IA, este informe considera que aceptarán esos desafíos, porque los beneficios a largo plazo superan claramente los desafíos a corto plazo.