Las ganancias corporativas están ahora en declive, y es evidente que este fenómeno se produce en la mayoría de las industrias, desde la producción hasta los servicios públicos y los servicios financieros. La disminución de los beneficios es a consecuencia de que las empresas solo se preocupan por ellas mismas y no se centran en el cliente. Pero todavía es más preocupante la disminución de las inversiones, las cuales están cerca de estancarse, la disminución de la innovación y del valor a largo plazo para el accionista. h

Pero aunque las perspectivas pueden parecer negativas, cambiar esto está en manos de un nuevo factor de producción que puede transformar las oportunidades no sólo para el crecimiento económico, sino también para la rentabilidad de las empresas. Ese factor es la Inteligencia Artificial.

La IA incrementará los beneficios

La IA tiene el potencial de aumentar las tasas de rentabilidad de las empresas en un 38 % para el 2035, y conducir a un crecimiento económico en el valor de las empresas de 14.000 billones de dólares en 16 industrias en 12 economías del mundo para el 2035 según un estudio de Accenture y Frontier Economics.

Fuente: Vecdis. Datos de Accenture

Para 2035, las tecnologías de IA podrían aumentar la productividad laboral en un 40% o más, duplicando el crecimiento económico en 12 naciones desarrolladas. Accenture encuentra que el impacto inmediato de la IA en la rentabilidad está mejorando la eficiencia individual y la productividad.

Se proyecta que las economías de los EEUU y de Finlandia verán las ganancias económicas más grandes de IA hasta el 2035, con cada uno alcanzando un 2% más crecimiento del VAB.

Pero según el estudio, esto sólo ocurrirá si las empresas adoptan una mentalidad centrada en el cliente y toman medidas audaces y responsables para aplicar las tecnologías de IA a sus negocios.

El impacto de la IA en el crecimiento de la industria

El informe evalúa el potencial impacto económico de la IA en el valor agregado bruto (VAB) de las empresas, el VAB (GVA en inglés) es una aproximación cercana al PIB que mide el valor generado por los bienes y servicios producidos.

Y el resultado arroja que la IA tiene el potencial de aumentar la tasa de crecimiento en una media ponderada de 1,7 puntos porcentuales. Además con respecto a las previsiones de crecimiento de ingresos que aportará la Inteligencia Artificial para 2035 divididas por industrias, Información y Comunicación será la que más avance con un 4.8%. Le sigue Producción y Servicios Financieros, con incrementos del 4.4% y 4.3% respectivamente. Esto se traduce en un incremento de seis billones de dólares en el VAB para 2035 en estos tres principales sectores.

Incluso industrias en las que el capital humano es indispensable, como la educación y los servicios sociales verán un aumento de 109.000l millones de dólares y 216.000 millones en su VAB, respectivamente.

A los tres principales sectores les siguen la venta al por mayor y retail con un 4%, la misma cifra que Transporte y Almacenamiento.

Fuente: Vecdis. Datos de Accenture

“La Inteligencia Artificial revolucionará la forma en que las compañías crecen y compiten, ya que constituye un factor de producción totalmente novedoso que puede incrementar la rentabilidad de las empresas” declaró Paul Daugherty, chief technology and innovation officer en Accenture. “Para aprovechar esta gran oportunidad, es esencial que las organizaciones comiencen a desarrollar ya estrategias en torno a la IA que pongan a las personas en el centro, y que se comprometan con el desarrollo de sistemas de IA responsables, acordes con valores morales y éticos; todo ello traerá resultados positivos e impulsará a las personas a hacer lo que mejor saben hacer: imaginar, crear e innovar”.

El estudio de Accenture también demuestra que al examinar la rentabilidad en cada industria la IA ofrece grandes oportunidades. Así, en sectores como el retail y la distribución, la IA permite a los profesionales ser más productivos, y por tanto contribuye al incremento de los beneficios hasta en un 60%.

Por otro lado, en los sectores intensivos en capital, como la fabricación industrial, la maquinaria impulsada por la IA permitirá eliminar tanto los dispositivos defectuosos como el equipamiento inactivo. Esto contribuirá a incrementar las tasas de retorno, de manera que los beneficios aumenten en un 39% para 2035.

La IA en la producción

La dependencia, por parte de los sectores de producción, de maquinaria pesada obliga prácticamente a implementar tecnologías de Inteligencia Artificial. El estudio de Accenture demuestra que con la IA este sector puede generar $3,8 billones de dólares más en VAB para el 2035.

Gracias a la IA en este sector, no sólo el trabajo humano será más productivo, sino que también provocará que se exprima mucho más el potencial de la maquinaria existente en la fábrica. La gestión de la cadena de suministro, la optimización del inventario y la programación de la producción son algunas de las áreas que la IA puede mejorar.

Por otra parte la IA puede producir más de $2 billones de dólares en VAB en 2035 para el sector del retail, un 36% más.  Los minoristas pueden aprovechar las capacidades de automatización inteligente de la IA para agilizar el inventario y la gestión de almacenes, mientras que las tecnologías de realidad aumentada pueden permitir experiencias de compra inmersiva con los clientes.

También, según el estudio de Accenture, la IA acelerará el crecimiento en la industria de la salud de un 2,2% a un 3,4% para el 2035, generando $461 mil millones de dólares más de VAB. Los sistemas alimentados por IA pueden analizar cantidades masivas de datos no estructurados y producir diagnósticos predictivos que pueden detectar problemas antes de que se conviertan en un grave riesgo para la salud.

“Tras explorar el impacto macroeconómico de la IA a medida que vaya madurando a lo largo de las próximas décadas, queda patente que empresas de todos los sectores tienen ante sí una grandísima oportunidad para integrar la IA y que ello les aporte beneficios notables”, ha apuntado Mark Purdy, managing director de Accenture Research. “Optimizando los procesos con la automatización inteligente, mejorando el factor de trabajo humano y el capital físico, e impulsando innovaciones, la IA puede contribuir a un crecimiento económico drástico y a una estabilidad duradera”.