Vivimos en un mundo repleto de tecnología. Por ello, las empresas tienen planes de transformarse digitalmente. Sin embargo, este cambio tecnológico no se llega a efectuar del todo.

De acuerdo con un informe de Altimeter la transformación digital es un cambio que progresa sin una visión universal o un mapa para guiar a las empresas hacia un estado deseado.

Las empresas normalmente buscan el cambio de un enfoque conocido y seguro que se correlaciona con las prácticas “normales”. Operar dentro de los límites de los paradigmas tradicionales sin propósito o visión de futuro desafía finalmente la dirección, la capacidad y la agilidad para prosperar en la economía digital.

Las empresas están estancadas

Aunque hoy en día hay muchas organizaciones que ya han implementado iniciativas dirigidas a la transformación digital, IDC calcula que el 59% de las organizaciones mundiales se han quedado atrapadas en las etapas 2 y 3, sin conseguir avanzar más. Es decir, aunque están ejecutando proyectos digitales y haciendo progresos, no están transformando toda la organización.

“Cuando las organizaciones miran sus programas digitales individuales, pueden sentir que están progresando. Pero necesitan dar un paso atrás para ver si la empresa en general se está transformando digitalmente. Si la respuesta es ‘no’, necesitan abordar los desafíos que impiden su progreso”, señaló Meredith Whalen, vicepresidenta sénior de IT Executive Programs, Software, Services & Industry Research.

De hecho, según IDC, no será hasta 2027 cuando el 75% de las organizaciones se hayan transformado digitalmente.

“En los próximos tres años, esperamos que las organizaciones se enfoquen internamente en los sistemas, procesos y cambios culturales necesarios. Mientras, para 2022, predecimos que el 80 % del crecimiento de los ingresos dependerá de las ofertas y operaciones digitales”, añadió Whalen.

Cada vez más ejecutivos prestan atención a la transformación digital

La transformación digital debería ser la máxima prioridad para cada negocio, y a pesar de que es uno de los temas del que más se habla dentro de las empresas, según un estudio de Altimeter, muchas todavía no terminan de invertir en nuevas tecnologías, modelos y equipos.

A pesar de todo, cada vez más y más empresas están transformándose digitalmente, según datos de Altimeter, este año están habiendo más ejecutivos que están prestando atención a la transformación digital, ya que el 57,8% de los ejecutivos encuestados están supervisando iniciativas de transformación digital.

Además, según el estudio, a diferencia de otros años, en los que los CMO (Chief Marketing Officers) han sido los líderes de las iniciativas de transformación digital en las empresas, este año el 28,2% de los encuestados indicó que el CIO / CTO es responsable de la transformación digital, comparado con el 22,9% que indicaron que lo era el CMO. Justo detrás están los CEO, que pasan de segunda posición en 2016 a la tercera este año con un 20,1%.

Según el estudio de Altimeter, el departamento responsable de la transformación digital es el de TI (33.7%) que se ubicó por delante del departamento de Marketing y/o digital (30.1%). Lo que sí se pudo observar es el auge del departamento de innovación (13.6%), ya que las empresas están empezando a ser conscientes de que la innovación corporativa es vital para descubrir nuevos medios y oportunidades para competir mejor.

Principales conductores de la transformación digital

Hay muchas tendencias actuales en los paisajes empresariales y tecnológicos que apuntan al cambio de la transformación digital de la comercialización y hacia la organización de las TI. A medida que la transformación digital madura dentro de un negocio, la inversión, implementación y administración de nuevas tecnologías está destinada a los CIOs y a las TI.

Al mismo tiempo, las empresas se enfrentan a una ola de tecnologías disruptivas destinada a la implementación en cada parte del ecosistema tecnológico de una empresa. Estas tecnologías disruptivas (RA, RA, IA, machine learning, Big data, blockchain y el IoT) requieren de la propiedad técnica y de habilidades para diseñar e implementar nuevas soluciones.

Además, todo el mundo debe concentrar y enfocar sus esfuerzos hacia la próxima generación de clientes, de empleados digitales, y de tecnologías y procesos pertinentes, así como poseer la visión de negocio para impulsar el crecimiento del negocio.

Según datos del estudio de Altimeter, este año, el 64,6% de las empresas entrevistadas están priorizando la “evolución de los comportamientos y preferencias de los clientes” como un motor clave para la transformación digital. Esto es un aumento en comparación con el 55% en 2016.

Las presiones competitivas y los nuevos mercados ocupan el segundo y tercer lugar en la transformación digital. Estos rankings revelan la urgencia dentro de las empresas para optimizar las operaciones e innovar. Las empresas encuestadas en 2017 experimentan simultáneamente una mayor presión competitiva (54,2%) y oportunidades de crecimiento en nuevos mercados (46%).

Principales retos para la transformación digital

Con cada nueva oportunidad para que las empresas evolucionen, hay desafíos significativos. El modo en que las empresas se dirigen a ellas determinará su crecimiento y progreso. De acuerdo con el estudio de Altimeter, los encuestados identificaron una serie de retos que enfrentan actualmente en sus esfuerzos por la transformación digital.

La falta de alfabetización digital es el primer reto para los encuestados con un 31.4%, y es que no todo el mundo entiende lo digital, y muchas empresas no están equipadas para adaptarse rápidamente a la disrupción. La limitación de la alfabetización y la experiencia digital restringirá en gran medida la transformación.

A esta le sigue que los encuestados ven que la transformación digital es cara (30.9%). Con un 30.5% se sitúan, por un lado, las culturas empresariales que siguen siendo un obstáculo importante para el cambio, y, por otro lado, la falta de presupuesto.

Iniciativas de transformación digital

Durante los primeros años de la transformación digital, las iniciativas centradas en la tecnología fueron el centro de todos los esfuerzos. Desde entonces, la experiencia del cliente domina como el foco principal. Las empresas avanzadas priorizan las experiencias de los clientes para estimular la transformación digital.

Los últimos tres años de la investigación de Altimeter refuerzan un enfoque centrado en el cliente, aunque todavía hay un largo camino por recorrer, ya que, según este estudio, sólo el 34.8% de las empresas encuestadas dijeron que habían seguido y trazado completamente el itinerario del cliente en el último año, una gran caída en comparación con el 54% del 2016.

Cuando, a los encuestados del estudio, se les pidió que describieran los diferentes tipos de iniciativas de transformación digital, la integración entre diferentes canales digitales era una prioridad (46.6%), “Integración de todo lo social, móvil, web, comercio, esfuerzos de servicio e inversiones para ofrecer una experiencia de cliente integrada, sin fricción y omnidireccional”. Los clientes digitales están exigiendo cada vez más viajes intuitivos y sin fisuras, aunque también hay que mejorar en este aspecto ya que menos de la mitad (48,5%) de las empresas encuestadas estudian activamente el viaje del cliente de dispositivos móviles.

Cualquier tecnología, y específicamente las tecnologías móviles requieren un enfoque dedicado y diferente al comercio moderno que el comercio electrónico. Los usuarios de dispositivos móviles son cada vez más impacientes y exigentes con respecto a la velocidad, el contenido y el diseño del sitio web. Las empresas que no ofrecen las experiencias móviles deseadas pierden oportunidades de conversión.

Las experiencias de los clientes digitales y específicamente de los clientes móviles son más importantes. Este es un signo prometedor. Para apoyarla, se necesita una infraestructura informática modernizada, que se ubica entre las tres primeras iniciativas.

Las verdaderas experiencias omnidireccionales tienen éxito centradas en el cliente sólo cuando las empresas entienden cómo prefieren los clientes interactuar con ellos a través de sus viajes. En 2017, las empresas enfatizan la necesidad de profundizar en los puntos de contacto y en los viajes digitales de los clientes (42%).