A pesar de la gran preocupación por los ciberataques y las violaciones a la privacidad, la mayoría de los expertos creen que el Internet de las Cosas continuará expandiéndose con éxito en los próximos años, uniendo máquinas a las máquinas y vinculando a la gente a valiosos recursos, servicios y oportunidades.

Hoy en día, el 49% de la población mundial está conectada online y se estima que 8.400 millones de dispositivos conectados se utilizan en todo el mundo.

El Internet de las Cosas (IoT) está en pleno auge. La creciente colección de dispositivos conectados pasa, en gran parte, desapercibida por el público, como sensores, actuadores y otros elementos que completan las tareas que están detrás en las operaciones cotidianas de las empresas y el gobierno, la mayoría de ellos ayudados por la computación “machine-to-machine”, es decir, Inteligencia Artificial.

Preocupación por la seguridad

Pero esta misma conexión del IoT está abierta a vulnerabilidades de seguridad, cada dispositivo conectado es susceptible de ataque o de un mal uso. En septiembre de 2016 en la DEF CON, una de las conferencias de seguridad más grandes del mundo, se revelaron 47 vulnerabilidades que afectaban a 23 dispositivos habilitados para IoT (cerraduras de puertas, sillas de ruedas, termostatos y más) de 21 fabricantes diferentes.

Todo esto ha creado una preocupación entre los expertos en seguridad de Internet, entre ellos, Bruce Schneier que dijo, “creo que estamos llegando a la cima de la informatización y la conectividad, y en pocos años vamos a decidir qué conectar y qué desconectar y vamos a ser más realista sobre lo que puede funcionar. Estamos creando una sociedad mediante la cual un gobierno totalitario puede controlar todo. Y vivimos en un mundo computarizado donde los ataques son más fáciles de crear que las defensas contra ellos. Esto está llegando más rápido de lo que nos pensamos. Necesitamos abordarlo ahora. Las personas hasta ahora han sido capaces de codificar el mundo a su antojo, y eso tiene que cambiar. Tenemos que tomar decisiones morales, éticas y políticas sobre cómo estas cosas deben funcionar y luego poner eso en nuestro código. Los políticos y los tecnólogos siguen hablando entre sí. Esto tiene que cambiar. “

Así como miles de millones de objetos cotidianos están conectados a Internet de las Cosas y están enviando y recibiendo datos que mejoran los sistemas locales, nacionales y globales, y la vida de las personas, esta conexión también crea vulnerabilidades explotables.

Como los coches, los dispositivos médicos, los televisores, el equipo de fabricación y otras herramientas e infraestructura están conectadas a la red, ¿es probable que las preocupaciones de ataques, hacks o ransomware en la próxima década causen que un número significativo de personas decidan desconectarse?, o ¿es posible que esta tendencia hacia una mayor conectividad continúe creciendo?

Conectarse es inevitable

Una investigación del Pew Research Center y de la Universidad de Elon, ha respondido a esta pregunta, y solo el 15% de los encuestados en este informe dijeron que puede que un número significativo de personas decidan desconectarse, mientras que el 85% opinó que probablemente las personas no se vean afectadas por esto y cada vez se conecten más, debido principalmente, según los expertos encuestados, a que los seres humanos anhelan la conectividad, y buscarán más de ella debido a su conveniencia y por necesidad, ya que estará cada vez más integrada en más cosas.

Ian O’Byrne, profesor asistente de alfabetización en el Colegio de Charleston, dijo: “cada vez más personas se conectarán porque los fabricantes de dispositivos harán mucho más fácil y accesible la compra y el uso de estos dispositivos. De la misma manera que hemos añadido electricidad a cada dispositivo posible con los avances en la tecnología, los fabricantes “agregarán el Internet” a todos los dispositivos en el intento de hacerlos mejor, pero también posiblemente para vender más productos. En resumen, más personas y más dispositivos estarán conectados”.

Por otro lado, en el estudio de Pew Research Center se pudo ver que una parte de los encuestados expresó un bajo nivel de confianza de que el IoT o la seguridad de las redes avanzarán mucho en la próxima década. Aquellos cuyas respuestas se referían generalmente a aplicaciones orientadas al consumidor, tales como artículos de “smart home”, se encontró que estaban menos preocupados por la privacidad o la seguridad de uno, con este tipo de dispositivos.

Tampoco pensaban que la absorción de IoT vaya a estar a la altura de las expectativas, y además generalmente no consideraron el uso del IoT en sistemas más grandes tales como transporte, servicios ambientales y finanzas.

Crecimiento del mercado global de plataformas de IoT

El mercado global de plataformas de IoT se valoró en 420 millones de dólares en 2016 y según el último informe de Technavio se espera que crezca a un CAGR de casi 32% para 2021.

El aumento en el número de dispositivos inteligentes interconectados como PCs, ordenadores portátiles, PDAs, tablets, smartphones y sensores integrados en dispositivos de consumo cotidiano y de actividad física está impulsando el crecimiento del mercado. Además, los avances en la tecnología han dado como resultado sensores y dispositivos de comunicación de bajo coste, compactos y eficientes en energía.

Sunil Kumar Singh, analista líder de Technavio, especializado en investigación sobre sistemas dice: “el mercado global de plataformas IoT está creciendo a un ritmo significativo. El crecimiento proviene de la creciente demanda de transformaciones digitales de industrias tradicionales que buscan obtener una ventaja competitiva en sus respectivos mercados”.

Los peligros son reales

Muchos de los que respondieron a la encuesta de Pew Research Center dijeron que los peligros del IoT son reales y representan un reto de enormes proporciones. Están seguros de que en el futuro habrá más ataques con resultados más devastadores, ya que miles de millones de cosas y de gente estarán online y los sistemas se vuelven más complejos y difíciles de manejar.

Los defectos y las vulnerabilidades son una parte natural de la rápida evolución de las redes, y el software y el hardware y las respuestas de seguridad van siempre un paso por detrás.

Muchos están bastante preocupados por la protección de los datos en un mundo en el que se recopilan y almacenan continuamente, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que el “entorno de amenazas” creado por esta red es alto.

Mientras que algunos expertos opinan que vivir una vida dependiente del IoT será atemorizante a veces, y a menudo frustrante, la mayoría opinan que esto no será suficiente para disuadir a la gente de bucear más profundo en la conectividad.

A pesar de todo, el IoT será aceptado

Muchos de estos encuestados dijeron que el sesgo de optimismo mueve a las personas a percibir un riesgo potencial como algo que es improbable que les perjudique. Cuando se preguntan a sí mismos, “si los beneficios superan los riesgos”, la respuesta generalmente es sí.

Especialmente cuando la conexión y la comodidad son el resultado de estar hiperconectados. La mayoría de los encuestados en el estudio de Pew Research Center predijo que la gente en general espera que cualquier problema ligado a su conexión dependerá principalmente de otros, no de ellos mismos.

Un ingeniero de ventas de software informático anónimo dijo que, “la mayoría de las personas no son conscientes de las complejidades de la seguridad online y asumen que eso le sucederá a otra persona”.

Daniel Berleant, autor de “The Human Race to the Future”, dijo que, “todo cambio viene con riesgos. No ves que la gente se aleje de los coches (con excepciones individuales ocasionales) porque los coches sean peligrosos. Los peligros del uso de tecnologías digitales son más bajos que los de los automóviles y aunque estos peligros constituyen una preocupación constante, no detendrán la tendencia general de digitalización”.

El 60% de las iniciativas IoT se quedan en fase de prueba

Pero a pesar del impulso del IoT, según un nuevo estudio de Cisco, el 60% de las iniciativas y proyectos de IoT se quedan en la fase de prueba de concepto (PoC), y solo el 26% de las compañías han tenido una iniciativa de IoT que consideran que ha sido un éxito completo. Es decir, un tercio de los proyectos terminados no se consideran de éxito.

El factor humano como la cultura, la organización y el liderazgo son críticos para el buen resultado de estos proyectos. De hecho, tres de cada cuatro factores clave para el éxito del IoT están relacionados con las personas y su trabajo, según se desprende el estudio de Cisco, estos factores son principalmente:

  • La colaboración entre el departamento de TI y las líneas de negocio, calificado como un factor de éxito por el 54% de los consultados.
  • Una cultura tecnológica, promovida desde los gestores de equipo hasta el consejo de dirección y considerada un factor clave por el 49%.
  • La experiencia en IoT, tanto interna como mediante acuerdos con expertos externos, señalada como determinante por el 48%.

El estudio indica que las organizaciones con mayor éxito en iniciativas IoT se apoyaron en el ecosistema de partners en cada fase del proyecto, contemplando desde la planificación estratégica hasta la generación de informes y resultados tras la entrada en producción.

El 73% de los encuestados están utilizando los datos procedentes de los proyectos IoT ya completados para optimizar su negocio. Los tres principales beneficios citados son: mayor satisfacción de los clientes (70%), mejoras operativas (67%) y mayor calidad de los productos o servicios (66%). Además, la mayor rentabilidad es el principal beneficio no esperado (39%).