La innovación es clave para el éxito corporativo. Las empresas innovadoras crecen el doble de rápido, tanto en empleo como en ventas, que las empresas que no logran innovar. Sin embargo, es sorprende ver como la mayoría de las compañías europeas gastan menos en innovación que sus competidores. Por ello, a pesar de ser una tendencia al alza en el rendimiento de la innovación, se necesitan más esfuerzos para garantizar la competitividad global de Europa. Ante esta situación es necesario que las empresas se enfrenten a sus desafíos, asumiendo nuevos modelos de colaboración open innovation que impulsarán el desarrollo empresarial gracias a productos y servicios diversificados, contribuyendo así a conseguir su objetivo empresarial a largo plazo.

Exposición: eventos puntuales y trabajo conjunto

Muchas empresas comienzan el camino hacia una mayor innovación aumentando su exposición a startups y a una cultura emprendedora. Esto se hace a menudo ejecutando eventos, como hackathons y competiciones, a través de la disposición de herramientas gratuitas, recursos empresariales, y patrocinio.

Se trata de formas relativamente “ligeras” de experimentar con el concepto de open innovation, que permiten a las compañías obtener una idea inicial de los tipos de tecnologías y capacidades que ofrecen, sin asumir un compromiso a largo plazo.

Localización de tendencias, ¿Dónde se encuentra la innovación?

Una vez que las empresas han decidido que quieren un compromiso más estructurado con startups, muchos establecen “puestos avanzados” dentro de las startups más activas.

Estos a menudo desempeñan la función de “localización de tendencias”, escaneando una amplia gama de startups interesante, en busca de nuevas  soluciones comerciales o estratégicas.

Localizado en puntos de acceso típicos, como Israel o Silicon Valley, estos “puestos avanzados de innovación” pueden tomar diferentes formas, que van desde ‘antenas’ (una persona o un equipo de personas en un espacio de trabajo compartido) u oficinas de CVC, para presencias más estructuradas como laboratorios de innovación e I + D.

Aunque históricamente, Israel y Silicon Valley sobresalen, no son las únicas zonas en las que se reúnen grandes grupos de empresas innovadoras. Por ejemplo, Sydney es la capital con el mayor número de nuevas empresas en Australia, que juntas dan cuenta de alrededor del 35% del total nacional. Este ecosistema se caracteriza por tres factores: la comunidad de startups en crecimiento, las normativas entorno a las inversiones y la conectividad global.

Startups: aceleradoras corporativas

Las aceleradoras están un paso más allá de los ‘Innovadores Avanzados’. Por lo general, proporciona un apoyo sustancial a las empresas nuevas, así como (en muchos casos) un compromiso más profundo con la empresa.

El 69% de las compañías eligieron en 2018 una aceleradora para mejorar su beneficios, por ejemplo, Europa cuenta con el 40% de las aceleradoras que hay en funcionamiento ahora mismo.

Por este motivo, algunas empresas, como KBC Group, Vodafone Grupo y Google han perseguido una estrategia open innovation a través de terceros. Aunque muchas aceleradoras son de naturaleza internacional, y se interesan por startups de fuera del país, muchas de estas startups no están dispuestas o no pueden reubicarse.

Lo que ha desembocado en que las aceleradoras de terceros sigan siendo una alternativa atractiva para expandir el alcance, al permitir comenzar rápidamente o realizar apuestas de cobertura. En 2018, el 48% de las startup utilizó socios de terceros, como Techstars y Startupbootcamp (a menudo además de sus programa propio), para relacionarse con grandes compañías.

Procter & Gamble, una multinacional estadounidense de bienes de consumo, hace unos años cambio hacia modelo de negocio más innovador, a través del cual la compañía comenzó a colaborar con proveedores, competidores, científicos y emprendedores, entre otros.

Gracias al Networking y otras inversiones en innovación, la productividad de la I + D ha aumentado un 60% en los últimos 6 años. Y desde 2017 P&G ha lanzado más de 100 productos gracias a la ayuda de jugadores externos.

Codesarrollo

Para las startups, un cliente corporativo o socio de desarrollo puede proporcionar una validación crucial. Para las empresas, la subcontratación de una startup es un medio importante para atraer nuevas ideas y tecnologías innovadoras a la cadena de suministro en beneficio de los usuarios finales.

Casi dos tercios (64%) de las compañías emprendieron en 2018 innovadoras adquisiciones de startups. Sin embargo, estas uniones no están exentas de problemas, entre los que se incluyen dificultades para cumplir los criterios de calificación de la contratación, procesos de registro burocrático que no son diseñado para la adquisición “no estándar”, y un pago lento que causa importantes problemas de flujo de efectivo para las pequeñas empresas.

Las inversiones

Hasta ahora se ha hablado de la adquisición de startups para avanzar en el ámbito de las tecnologías innovadoras, pero para ello se necesita una inversión de capital.

La inversión en nuevas empresas requiere importantes recursos y pericia. Sin embargo, los beneficios pueden ser convincentes, ya que a menudo, gracias a esta inversión se crea una ventaja competitiva a través del acceso exclusivo a tecnologías de vanguardia y otras innovaciones.

La mayoría de las corporaciones (78%) invirtieron en startups en 2018. De éstas, el 39% invirtió a través de Fondos de Capital de Riesgo Corporativo (CVC), el 36% fueron inversiones fuera de balance (inversiones directas sin un vehículo financiero) y el 32% utilizaron ambos métodos.

Los sectores de inversión incluyen biotecnología, energía, salud, finanzas, comunicación y retail, con una ligera preferencia hacia los servicios de software (SaaS) y startups de hardware.

Las empresas europeas siguen siendo adquiriendo significativamente menos startups que las empresas estadounidenses. Sin embargo, esto está cambiando, a medida que más empresas europeas se dan cuenta de que la adquisición de empresas jóvenes es una forma efectiva de construir productos de próxima generación, expandiéndose a nuevos mercados, o simplemente adquiriendo nuevas capacidades (digitales).

Dicho esto, las empresas estadounidenses desempeñan un papel relevante en la escena europea de fusiones y adquisiciones ya que el 27% de las adquisiciones de las empresas europeas están siendo creadas por corporaciones estadounidenses.

La mayoría utilizan un enfoque adaptable y flexible para la incorporación de nuevas empresas en su negocio más amplio. Dependiendo del motivo de la adquisición, la startups se unirá a una unidad ya existente o se mantendrá como unidad independiente.

Conclusiones

Los tiempos han cambiado. El impacto de la globalización, el acelerado crecimiento de internet, la irrupción de la digitalización y la reducción de los costes de la tecnología han activado un proceso inevitable de “democratización de la innovación”. Que ha supuesto aumento del acceso a la información, el capital y las tecnologías más innovadoras.

Las barreras anteriores han sido reducidas y como resultado el escenario se ha vuelto más competitivo y un gran número de empresas emergentes han entrado en el mercado haciendo todo lo posible para crecer.

En este contexto, el open innovation ha surgido como una propuesta orientada a la obtención de beneficios tras la combinación de diferentes habilidades y jugadores, que permitirá lograr los mejores resultados a un menor coste.

El concepto de open innovation ha logrado una posición fuerte entre las empresas interesadas en captar buenas ideas y soluciones, independientemente de su procedencia.

Cabe destacar que a lo largo de las diferentes etapas de colaboración entre las organizaciones y las startups, se requieren diferentes niveles de compromiso, no solo en términos de capital financiero, sino también con respecto a compartir habilidades y experiencia.