Los pagos con el móvil están al alza. Cada vez existen más posibilidades para pagar con un smartphone, o incluso con un reloj. Y España se está poniendo al día con esa tendencia ya que, actualmente, cuenta con todos los grandes sistemas de pago móvil.

Datos sobre los pagos móviles en España

Según datos de Statista los pagos con el móvil en España están avanzando, pero lentamente, en volumen de transacciones y en usuarios. Statista estima que este año alrededor de 1,7 millones de españoles pagarán a través de sus teléfonos una cantidad total de 350 millones de euros.

Las estimaciones de Statista hablan de que para el 2021 se espera hayan 3,4 millones de usuarios utilizando sus teléfonos para pagar, y una cantidad total de 1883,5 millones de euros.

Android Pay llega a España

El tercer gigante tecnológico en comenzar a ofrecer estos servicios en España ha sido Google, que la semana pasada anunció que por fin Android Pay llegaba a España, después de un año de retraso frente al sistema Samsung Pay y ocho meses después que Apple Pay.

A pesar de que se trató de una buena noticia que pone a España junto a un pequeño listado de países de Europa que, hasta ahora, solo integraban Reino Unido, Polonia, Irlanda y Bélgica, el lanzamiento no ha sido por todo lo alto, como se esperaba, ya que solo BBVA está disponible para conectar con este tipo de pagos, aunque se espera que pronto se amplíe el número de entidades y tarjetas. Los clientes de BBVA podrán utilizar sus tarjetas Visa y Mastercard para pagar con el móvil.

De esta forma, la entidad se sitúa como la primera en poner a disposición de los usuarios el pago por móvil a través de Android Pay en España, y amplía las opciones de pago móvil que hasta ahora se limitaban a BBVA Wallet, la aplicación propia de la compañía.

Lo mejor de Android Pay

El objetivo de Google con el lanzamiento de Android Pay es convertir el móvil en la nueva forma de pago virtual para que así las personas no tengan que estar utilizando otros métodos. Además con esto Google quiere ponerse a la altura, o incluso superar a Apple Pay y a Samsung Pay.

Lo mejor de Android Pay es que no es necesario que el teléfono sea un iPhone, como en el caso de Apple Pay, o un Samsung Galaxy, como en el caso de Samsung Pay. Basta con tener un terminal con Android, una conectividad NFC y una versión 4.4 de Android o posterior.

El uso de Android Pay es muy sencillo e intuitivo, el usuario se descarga la aplicación, añade una tarjeta compatible, y para hacer una compra tan solo hay que encender el teléfono y acercarlo al terminal de venta como si fuese una tarjeta contactess. Simplemente con que el teléfono esté encendido es suficiente, no hace falta desbloquearlo, ni abrir la app, ya que Android Pay se activará de manera automática.

Una vez realizada la compra el usuario recibirá la información del pago en su móvil, y gracias a la aplicación podrá tener todos los recibos centralizados y controlados, sin necesidad de tener que guardarlos en un bolso o cartera.

Otra de las ventajas de Android Pay es que no genera ningún coste adicional para los usuarios que pagan a través de ella, lo que se puede comprobar en la factura.

La seguridad por encima de todo

Android Pay además de ser sencillo es también un sistema de pago totalmente seguro, ya que el número de tarjeta del usuario no se comparte con la tienda, ni con ningún otro dispositivo. Esto se debe a que al pagar la aplicación crea un número de tarjeta virtual que se mostrará en los registros, manteniendo así los datos protegidos y seguros.

Además si el usuario pierde el teléfono o se lo roban con la ayuda del Administrador de Dispositivos Android podrá localizarlo y bloquearlo en el momento de forma remota, también podrá cambiar la contraseña o borrar toda la información disponible en el dispositivo.

Para añadir una tarjeta también es bastante sencillo y seguro, simplemente hay que seleccionar la tarjeta que el usuario tenga en su cuenta de Google, o puede también añadir cualquier tarjeta haciéndole una foto, o introduciendo el número de tarjeta de forma manual.

La primera tarjeta que se añada siempre será la tarjeta predeterminada con la que se pagaran las compras, y todos los cargos se aplicarán a ella. Si el usuario quiere cambiar la tarjeta predeterminada tan solo tendrá que tocar la tarjeta que quiera y seleccionar la opción “Establecer como tarjeta predeterminada”.

¿Dónde se puede utilizar?

Para que el sistema atraiga a un buen número de usuarios, Google se ha encargado de asociarse con grandes cadenas de comercio famosas en España y a nivel mundial, para que los usuarios puedan pagar con Android Pay sin problemas.

Concretamente, según un comunicado de Google, Android Pay funcionará en más de un millón de tiendas en toda España, entre las que se incluyen, El Corte Inglés, VIPS, Zara, Bershka, Ginos, H&M, Lidl, MediaMarkt, Fnac, El Grupo Cortefiel, Repsol, y muchas más, todas ellas con el objetivo de facilitar y mejorar la experiencia de compra de sus clientes.

Pero Android Pay no solo funciona en tiendas físicas, sino que también se puede utilizar para compras online a través de páginas web o incluso apps. Para ello, el usuario, solamente tendrá que buscar el botón de Android Pay al comprar online y automáticamente se cargará la información de compra, y el usuario no tendrá que incluir ningún tipo de información de pago o dirección.

Esta opción está ya disponible en algunas de las tiendas web más importantes del mundo como Deliveroo, Fancy, Hotel Tonight, showroomprive.com, TransferWise, Vueling o Zara, y próximamente estará disponible para comprar en Just Eat y Privalia.

Los bancos no apuestan por este método de pago

A pesar de que en España los pagos móviles continúan siendo extraños en la sociedad y de que existe un desconocimiento completo sobre el tema, España ya tiene disponibles las tres principales plataformas de pago móvil (Samsung Pay, Apple Pay y Android Pay), aunque sea de momento con bastantes limitaciones en cuanto a las entidades y a las tarjetas compatibles. Y es que parece que, a diferencia de otros países, los bancos en España son los que menos están apostando por este nuevo sistema de pago.

Android Pay ha conseguido contar, En España, con el apoyo de BBVA, que a pesar de ser uno de los bancos más importantes en España, limita mucho el margen de acción.

Por su parte Samsung Pay, sí que ha conseguido una buena posición en este tema ya que tiene el apoyo de CaixaBank, ImaginBank, Servicios Financieros El Corte Inglés, Banco Santander, Abanca y Banco Sabadell. Esto convierte a Samsung Pay en el actual líder, pero sigue estando limitado por los dispositivos en los que se puede utilizar.

A Apple Pay le ocurre algo similar que a Android Pay, ya que solamente los usuarios del Banco Santander son los que pueden utilizar estos servicios. Pero de cara a finales de 2017 se sumarán CaixaBank, ImaginBank, VISA y N26 que han anunciado que a finales de este año sus clientes podrán disponer de Apple Pay.

Según dice Juan Alcaraz, director general de CaixaBank, “creemos firmemente que Apple Pay es un gran ejemplo de cómo las entidades financieras podemos trabajar conjuntamente con la industria tecnológica para desarrollar nuevos servicios en beneficio del cliente. Apple Pay supone un paso adelante en la apuesta de CaixaBank por el pago móvil y refuerza una gama comercial totalmente diferencial en el mercado gracias a la combinación de tecnología y de desarrollo de servicios exclusivos totalmente centrados en ofrecer la mejor experiencia de usuario”.

Liderar el mercado de los pagos móviles

Estas tres plataformas tienen un objetivo en común que es liderar el mercado de los pagos móviles. Sin embargo, esto acaba de empezar, pero se están movilizando y no solamente en el ámbito de las asociaciones con los bancos.

Por ejemplo, según filtraciones de Gadgets 360, Samsung está estudiando la manera de llevar Samsung Pay más allá de los Galaxy, y podría estar en conversaciones con otros fabricantes. Esto no está confirmado por la compañía, pero según Gadgets 360 Samsung quiere que su sistema de pagos móviles sea más universal.

Por su parte, según también filtraciones de Apple el reconocimiento facial del iPhone 8 podría servir como método para verificar al usuario del dispositivo y puede que se utilice para realizar pagos con Apple Pay, dejando a un lado el Touch o incluso haciéndole desaparecer.

Pero estas tres principales plataformas no son las únicas que se están moviendo en este campo, ya que LG Pay podría llegar a Europa para 2018 y estaría disponible para móviles de gama baja.