El código abierto (Open Source) está cambiando la forma en que se construye el software. Desde las reservas de hotel hasta la banca, casi todas las aplicaciones nuevas comienzan con un código que cualquiera puede inspeccionar, modificar y mejorar.

Ser una empresa Open Source está a la orden del día. Empresas como Google, Facebook, Amazon y otras muchas están convirtiendo, poco a poco, el Open Source en parte integral de su estrategia, servicios y sistemas operativos. Estas empresas publican proyectos con licencias abiertas que permiten a usuarios y desarrolladores aprovecharlos. Y es que en eso consiste, básicamente, el software de código abierto está diseñado de manera que sea accesible al público: todos pueden ver, modificar y distribuir el código de la forma que consideren conveniente.

Este software suele ser más económico, flexible y duradero que sus alternativas propietarias, ya que las encargadas de su desarrollo son las comunidades y no un solo autor o una sola empresa.

El ejemplo más importante de un sistema de código abierto es el creado por Linux. El ‘kernel de Linux’ de código abierto ha servido para dar vida a miles de nuevos sistemas informáticos: desde el sistema Android de los móviles, pasando por el sistema que utilizan los ordenadores de los astronautas en la Estación Espacial Internacional, hasta con el que trabajan los científicos del CERN en Suiza.

Principales ventajas y desafíos del Open Source

Hay muchas razones por las que las personas eligen el software Open Source en lugar del software propietario, y es que esta opción permite a los programadores de todo el mundo colaborar para mejorar un software: solucionando los errores del código; actualizando el código con nueva tecnología y creando nuevas funciones. De esta manera, los usuarios tienen un sistema en el que se detectan y solucionan los problemas de seguridad más rápidamente y se actualizan y crean nuevas funciones con más frecuencia.

Las principales ventajas son:

  • Seguridad: dado que se puede acceder al código fuente libremente y que la comunidad Open Source es muy activa, los programadores verifican y mejoran el Open Source. Se considera un código vivo, en lugar de un código privado y estancado.
  • Transparencia: con el Open Source, el usuario mismo puede verificar qué tipos de datos se trasladan y dónde, o qué clase de cambios se aplicaron en el código, y realizar un seguimiento.
  • Confiabilidad: las comunidades Open Source activas actualizan constantemente el software. Los estándares abiertos y la revisión entre compañeros garantizan que el Open Source se evalúa de manera regular y adecuada.
  • Flexibilidad: el usuario de Open Source no está obligado a usar el código de una manera específica, y puede contar con la ayuda de la comunidad y la revisión entre compañeros al momento de implementar soluciones nuevas.
  • Menor coste: el código en sí es gratuito. Cuando se contrata una empresa externa, el usuario paga por el soporte, el refuerzo de la seguridad y la ayuda para gestionar la interoperabilidad.
  • Sin dependencia de un solo proveedor: la libertad para el usuario significa que puede trasladar el Open Source a cualquier parte y usarlo para lo que sea en cualquier momento.
  • Colaboración abierta: las comunidades Open Source activas brindan la posibilidad de buscar ayuda, recursos y puntos de vista que trascienden el interés de un grupo o una empresa.

En cuanto a los desafíos hay que destacar:

  • Mantenimiento constante: será necesario realizar el mantenimiento y aplicar la debida diligencia para garantizar que una vez que la solución llegue al mercado, continúe funcionando de manera efectiva. Esto puede significar, desde vigilar las ediciones y actualizaciones hasta vigilar el software ‘huérfano’ y ejecutar sus propias pruebas para garantizar la efectividad después del lanzamiento.
  • Resolución de posibles problemas: al no haber ninguna empresa detrás del desarrollo del software haciéndose responsable, no existe la opción de interponer una reclamación ante algún inconveniente, ni existe un punto de contacto donde poder exigir la resolución de dudas. El resolver eventuales problemas dependerá exclusivamente de la capacidad de cada uno de investigar en los distintos foros para dar con soluciones.
  • El problema de ser programas sin fines de lucro: al ser así, si pierden financiación, o interés, en algún momento, las comunidades se verán obligadas a abandonar su desarrollo. Si aparece un caso como este y la comunidad que lo integra no se interesa o se involucra para mantenerlo, el problema crecerá ya que se dejan de recibir actualizaciones y mejoras. En estos casos la solución acaba siendo, mayoritariamente, la migración hacia otros programas que cumplan con los requisitos necesarios.
  • Requisitos de protección de datos: hoy en día, casi todas las empresas están sujetas a requisitos de protección de datos. Esto puede variar según el lugar donde opera una empresa, pero algunas jurisdicciones requieren que la empresa sea el propietario del código que proporciona para cumplir con las leyes de protección de datos. Antes de comenzar un proyecto de desarrollo de software, es esencial que se revise la legislación particular que le afecta y decida si el código abierto es una solución adecuada.

Las empresas se suman al Open Source

El Open Source se encuentra en un momento bastante bueno, ya que el mercado en 2017 se valoró en 11,4 mil millones de dólares, en 2019 superó los 17 mil millones de dólares, y se estima que crecerá a 32,95 mil millones de dólares para 2022, lo que demuestra que no tiene intención de desacelerarse a corto plazo.

Gran parte de la acción de código abierto está ocurriendo a nivel empresarial, sobre todo en lo que se refiere a la participación de algunas empresas cuya mentalidad parece haber cambiado. Antes el código era propietario e intocable: era imprescindible, y compartirlo con terceras partes no estaba contemplado.

Esa filosofía se ha relajado de forma notable, y cada vez más empresas comparten proyectos de software que antes eran cerrados y propietarios. De hecho, el 95% de los líderes de TI en todo el mundo dijo que el código abierto es estratégicamente importante.

El código abierto empresarial sigue aumentando en importancia, la mayoría de las organizaciones, el 68%, ha aumentado su uso de código abierto empresarial y otro 59% planea continuar ese crecimiento. Los líderes de TI destacan su uso generalizado, incluso en áreas que las empresas consideran críticas, como la seguridad, las bases de datos, la nube y el análisis de datos, de hecho, el 86% dijo que las empresas más innovadoras están utilizando el código abierto empresarial.

¿Qué deben hacer las empresas para ser de código abierto?

Si bien las empresas utilizan ampliamente el código abierto en sus aplicaciones, pocas han aprovechado todas las ventajas que la comunidad Open Source (OSS) tiene para ofrecer. Las empresas buscan este software y las mejores prácticas de su comunidad para encontrar nuevas formas de diferenciarse de sus competidores, pero a menudo carecen de experiencia en trabajar con comunidades externas o romper silos internos. Intentan contratar más recursos para desarrolladores o encontrar las mejores herramientas de software, pero aun así no pueden seguir el ritmo.

Para convertirse en empresas de código abierto, las organizaciones deben:

  • Utilizar OSS, colaborar y contribuir a las comunidades de código abierto: El éxito de una empresa de código abierto comienza con la forma en que participa en las comunidades. Grandes empresas como SAP, Capital One y Netflix se han mudado de consumidores de código abierto a líderes al crear y compartir sus propios proyectos de código abierto.
  • Adoptar ‘innersource’ al incorporar cultura, herramientas y prácticas de código abierto en el lugar de trabajo: La colaboración, la transparencia y la reutilización de código no son exclusivas de las comunidades de código abierto. Las empresas exitosas de código abierto también adoptan estas mismas mejores prácticas para construir software interno, un enfoque comúnmente conocido como “innersource o fuente interna”.
  • Aprovechar OSS y sus comunidades de manera segura para crear software que sea seguro y compatible: Cuando se trata de empresas, el uso seguro de código abierto es especialmente crucial. Las empresas exitosas de código abierto innovan a escala con las comunidades de OSS mientras mantienen estrictos estándares de seguridad y cumplimiento. Eso no significa ignorar o degradar el riesgo potencial. En cambio, ser un consumidor informado de OSS significa mantenerse actualizado sobre el código fuente abierto que se usa y utilizar las mejores herramientas y mejores prácticas de seguridad para mantener al equipo seguro.

Los tres ingredientes ayudan a las empresas a prosperar digitalmente y acelerar la innovación a través del código abierto.

Conclusiones

Aunque existan algunos obstáculos, la implementación de software Open Source es una opción que continúa ganando mercado y simpatizantes. Una empresa que se preocupe por la seguridad y la escalabilidad de sus programas debería analizar seriamente las alternativas Open Source que pueden adaptarse a sus procesos. No es casualidad que empresas del tamaño de Amazon, Ticketmaster, BBVA empleen software Open Source en sus procesos productivos y de apoyo.

Pero entonces, la pregunta sigue siendo: ¿El código abierto está a la altura de las afirmaciones? ¿Y deberían las empresas usarlo al desarrollar sus aplicaciones?

La respuesta no está tan clara.

El código abierto tiene mucho potencial para que las empresas innoven y realmente aprovechen la próxima generación de tecnología. Aumenta el tiempo de comercialización y puede ser una solución efectiva para la mayoría de los proyectos, respaldado por las estadísticas de uso en todo el mundo.

Sin embargo, aquellos que piensan participar en el código abierto también deben tener en cuenta los desafíos y riesgos asociados, para no ser víctimas de ninguno de los escollos comunes del uso del Open Source.